Decano Moreno no descartó un cambio de gabinete si aumenta desaprobación

Luego de la renuncia a la UDI de José Antonio Kast –tras 20 años de militancia–, lo que se suma las recientes salidas desde sus bancadas por los diputados Boric, Saffirio y Auth, el decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Central, Marco Moreno Pérez, fue invitado al estudio del programa Noticias Express de CNN Chile a analizar la situación política actual junto a la periodista Verónica Schmidt.

Además de abordar la desaprobación de Bachele –la que alcanzó un 21% de aprobación según la última encuesta Cadem, mismo sondeo que señaló que el Gobierno solo cuenta con 15 % de aprobación–, el decano explicó que esto “es consistente, puesto que durante 13 meses a la baja, eso es una tendencia muy clara y lo explica fundamentalmente el déficit de gestión política para llevar adelante un programa de gobierno. La gente quiere resultados y, por lo menos la opinión pública encuestada, observa que estos resultados no aparecen con claridad. Los estudiantes, los trabajadores y todos los grupos de presión que creían que de alguna manera sus expectativas podían ser cumplidas durante la administración de Bachelet en los primeros años, ven hoy día que son difíciles de alcanzar”.

A su juicio, la responsabilidad de estas bajas cifras se encuentra en “la capacidad del gobierno para implementar las políticas, donde vemos que los tres vértices del triángulo estratégico del poder –ejecutivo, legislativo y judicial– no funcionan adecuadamente porque no hay claridad en la cabeza respecto de cómo llevar adelante estas iniciativas”.

Manifestó que frente a este escenario existe la posibilidad de un cambio de gabinete, ya que en la encuesta no solo el gabinete “sino los ministros por separado salen muy mal evaluados. Lo que expresa un déficit de gestión política y allí está una clave para poder entender a la actual administración Bachelet”.

Respecto de la “fuga” de diputados desde sus bancadas, expresó que estimó que “está mostrando un problema muy complejo de baja credibilidad en la política, donde los políticos comienzan a ver que los partidos están tan desacreditados y no son el espacio para poder levantar opciones o candidaturas, en este caso presidenciales”. Advirtió que “si bien lo de Kast tiene una explicación conceptual […], yo creo que hay una explicación mucho más realista: su apuesta por levantar una opción presidencial que pueda captar el voto de la derecha más dura y conservadora que hoy día no está ni con Piñera ni con Ossandón, que apuntan a electorados distintos, y por lo tanto Kast veía que no tenía una posibilidad de levantar esa opción dentro de la UDI y no lo iba a nominar como su candidato y es probable que la colectividad no tenga siquiera candidato dada la situación en que está”.

Sobre las demás figuras que se han ido desmarcando señaló que observa “una desafección y un nivel de disputas internas muy profundo sobre cómo abordar la coyuntura. En el caso de Auth (PPD) y de Saffirio (DC) claramente ellos no se veían representados con la conducción de sus partidos y, de alguna manera, Boric tampoco en las decisiones que estaba tomando la Izquierda Autónoma y, por lo tanto, ellos ven que dentro de los márgenes de los partidos es muy difícil –dada la manera en que se gobiernan los partidos– opciones para poder plantear cosas distintas”.

Agregó que también se suma “el descrédito de los partidos políticos. Hoy no rinde electoralmente estar en un partido, no vas a ganar más votos si vas con el logo del partido atrás”, ello pensando en sus respectivas reelecciones parlamentarias en 2017 y que “actualmente los partidos políticos no son el mejor espacio para las candidaturas individuales”.

Además concluyó que por ahora los partidos en Chile “tienen que necesariamente que reformarse […] mientras sigan ensimismados seguirá la crisis políticas”.

Vea la entrevista completa en: http://cnnchile.com/