General (r) Juan Fuente-Alba con los días contados

No hay lugar en el país en donde no se esté mencionando el nombre de Juan Miguel Fuente-Alba Poblete. Su mandato como Comandante en Jefe del Ejército será recordado principalmente, por no decir únicamente, porque bajo su administración ocurrió el caso denominado Milicogate y debió pasar el mismo por una investigación de la fiscalía.

Sin embargo, todo el mundo puede superarse, y Fuente-Alba no fue menos. Para que su nombre fuera inolvidable a los chilenos, construyó un patrimonio millonario, en base a propiedades y a automóviles de lujo, superando los 3.000 millones de pesos. Y sin existir una razón lógica que explique este enriquecimiento.

Su remuneración castrense no permite, ni ahorrando su sueldo toda la vida, para alcanzar ese nivel. Actualmente, Fuente-Alba debiera e comparecer ante la comisión investigadora de la Cámara de Diputados que revisa el caso Milicogate, sin embargo, el exgeneral, ya tiene su puesto ganado en solitario.

Uno de los reclamos predominantes es el de la casi nula transparencia en el financiamiento de las Fuerzas Armadas, como la Ley Reservada del Cobre, y de una situación brumosa que no permite mirar con claridad lo que sucede. Muchos dicen que los tiempos de secretismos ya acabaron, pero que aún quedan rezagos de años oscuros.

Transparencia y fiscalización
Cambio21 conversó con el director de Chile Transparente, Alberto Precht, sobre la problemática relacionada con la transparencia en el caso de Fuente-Alba.

“En el caso del general y también en el caso del Milicogate, se da una constante. Unos sistemas de control muy bajos al interior de las Fuerzas Armadas, no repercuten en ningún tipo de elemento que pueda entregar información relevante”, comenta Precht.

“La entrega de información relacionada con el patrimonio de Fuente-Alba no entregó el 100% de los datos. Es más, lo confidenció un ministro, pues cuando fue ungido como general no se consideraron los elementos relacionados con el patrimonio. Se necesitan las declaraciones patrimoniales para transparentar a las autoridades”, explica.

“Los controles que existen, escasos, fallaron. Se evidencia una displicencia de parte de los órganos indagatorios y con las investigaciones en sí. Existe una displicencia al creer que algunos fenómenos de corrupción no sucederán en nuestro país, cosa que algunos son más frecuentes de lo que se piensa. Creemos que se debe entregar mecanismos efectivos de control a la Ley Reservada del Cobre como también a los gastos de armamento. El Parlamento y la Contraloría deberían de obtener mayores atribuciones de fiscalización. Finalmente, aunque parezca curioso, es necesario que existan mecanismos de denuncia al interior de las Fuerzas Armadas. Pues se vuelve muy difícil que los bajos mandos puedan denunciar a los altos mandos y obviar la cadena de mando. Se requiere de una liberalización en las denuncias”, recuenta.

Por su parte, Marco Moreno, Decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Central de Chile comentó la situación del exgeneral Fuente-Alba.

“Este caso viene a cerrar el círculo del descrédito de las instituciones. Antes fueron los políticos, la iglesia y ahora es el Ejército. Viene a dañar a una de las instituciones que se mantenía, en parte, libre de situaciones coyunturales. A pesar de su pasado dictatorial, en la actualidad gozaba de simpatías en la ciudadanía. En la figura de Juan Fuente-Alba se acaban estos casi 20 años en que el Ejército luchó por limpiar su imagen ciudadana”, analiza.

“Se debe mejorar la opacidad que por años ha afectado el funcionamiento de las Fuerzas Armadas. Temas relacionados con presupuesto, el gasto y los recursos de la ley especial (del cobre), se vuelve necesario implementar mayores niveles de transparencia. Y si se toma el tema previsional, también se vuelve algo poco claro”, examina, en referencia al sistema propio que se maneja a través de la Caja de Previsión de la Defensa Nacional, Capredena.

“A los temas de las Fuerzas Armadas se les da un trato especial, y en la actualidad la ciudadanía solicita mayor transparencia en las inversiones del Ejército. Si no se hace esto rápido podría llegarse a niveles mucho peores”, finaliza.

Fuente: www.cambio21.cl

Deja un comentario