A soñar Chile

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, anunció el comienzo de la segunda etapa del proceso constituyente: los diálogos ciudadanos. En esta fase, destinada a la participación de los ciudadanos —incluidos aquellos mayores de 14 años—, el Gobierno materializa el compromiso de “un proceso ordenado de diálogos, donde todos puedan participar”. Si bien la atención y el compromiso con la participación resulta evidente, no lo es la voluntad de hacerla efectiva. De hecho, nada nuevo informa la Presidenta con respecto a la incidencia que tendrá dicha participación en la redacción de la propuesta de Constitución que ella misma presentará al país. Persiste así la triste certeza del carácter no-vinculante que tendrá la participación ciudadana en la redacción de la Nueva Constitución. Perdura también la convicción de que, contrariamente a lo que señala la Mandataria, la propuesta será el fruto del trabajo y de la orientación que le den a ella un grupo de expertos, que no tendrán más compromiso que leer —sin tener por fuerza que atender— las opiniones resultantes de los diálogos.

El riesgo es que la invitación a imaginar el Chile del futuro —a expresar nuestros sueños de país— no se traspase a la propuesta definitiva, que la participación efectiva siga siendo un sueño y que una Nueva Constitución, fruto de la opinión de todos, siga también siendo una ilusión. También para Segismundo, para quien los sueños, sueños son.

Nicolás Freire Castello
Escuela de Ciencia Política
U. Central de Chile

Fuente: http://impresa.lasegunda.com/

Deja un comentario